¡6 pasos para una tez luminosa!

Publicado en por Christelle

© domenicogelermo / 123RF ●

© domenicogelermo / 123RF ●

Conoce todos nuestros secretos para un maquillaje… ¡de película!

1. LA PREPARACIÓN

Para un buen maquillaje, tu piel debe estar impecable. Una exfoliación suave regular permite afinar tu piel eliminando las células muertas. Antes de proceder a maquillarte, limpia tu piel con una loción desmaquillante y cierra tus poros con una loción tónica. Después, hidrata tu piel, incluyendo el cuello, con una crema o fluido hidratante adaptados a la naturaleza de la piel (seca, mixta, grasa), para optimizar la resistencia del maquillaje y facilitar su aplicación.

2. LA APLICACIÓN DEL MAKE-UP

Después de colocarte una base de pre-maquillaje (o “premier”) sobre todo el rostro, evitando el contorno de los ojos y la boca, prepara tu make-up, calentando 1 ó 2 pumps del producto en la palma de la mano entre los dedos. Este paso permite evitar cualquier excedente de materia en el rostro y estirar la textura con más facilidad.

Después, procede a aplicar el make-up en el rostro con gestos ligeros, sin estirar la piel, con los dedos o con una brocha. Empieza siempre desde el centro de la cara, y extiende el producto hacia los costados, también con el pincel o con los dedos.

Para garantizar una tez fresca y natural, es preferible que apliques el make-up paulatinamente. Comienza con una pequeña cantidad de producto, agregando más poco a poco si fuera necesario.

3. EL ACABADO

Una vez que hayas aplicado el make-up en tu rostro, no olvides estirarlo delicadamente hacia el cuello, las orejas y los párpados, a fin de evitar el efecto “máscara”.

Luego, aplica tus manos suavemente a los costados de tu rostro, luego en el mentón y la frente, y en las mejillas, para sellar el maquillaje.

Nuestro consejo: si utilizas un pincel, no apliques la base a ambos lados de éste. Así un lado maquilla y el otro difumina muy sutilmente, para garantizar una tez natural.

4. EL CORRECTOR

La aplicación del make-up siempre debe ser muy ligera. En efecto, el make-up sólo debe servir para emparejar el tono de piel. No trates de ocultar pequeñas imperfecciones con éste, ya que podría verse muy artificial. Para esto, usa un corrector.

Ahora bien, para escoger el color del corrector, sólo debes buscar el que más se acerca al color del make-up.

Una vez calentado en el dorso de la mano, el corrector se aplica en las imperfecciones (ojeras, manchitas, etc) con golpeteos para un efecto cobertor o con pinceladas suaves para más transparencia.

También puedes utilizar un iluminador en los lugares de sombra de tu rostro, como en la foto.

5. UN TOQUE DE POLVO

Para una resistencia máxima y dar un acabado aterciopelado y mate, aplica un ligero toque de polvo para fijar el maquillaje durante horas, luego de quitar el excedente en el dorso de la mano para evitar el efecto ladrillo. Toma en cuenta que con la esponja el efecto es un poco más sofisticado que con la brocha.

6. EL BLUSH

Utilizado justo después del make-up y del polvo, el rubor o blush despierta la tez. Aplicado desde las sienes hasta las mejillas, el rubor permite esculpir y alisar el rostro. Aplicado desde la parte alta de los pómulos hacia las sienes, da una mayor sensación de frescura y de juventud.

Si deseas que el resultado sea lo más natural posible, pasa la brocha en un poco de polvo libre antes de hacer lo mismo con el rubor, para que éste esté levemente difuminado antes de su aplicación.

 

NUESTROS TIPS

  • El make-up debe ser lo más parecido al color natural de tu piel, para que no se vea artificial.
  • Para obtener la mejor visión de tu maquillaje, la luz debe venir de frente, y no de arriba o de atrás.
  • Efecto sol: El polvo bronceado no se utiliza para fijar el make-up, a diferencia del polvo, sino para crear un ligero efecto dorado.

Se puede aplicar con dos técnicas:

  1. Como velo en todo el rostro para calentar ligeramente el tono

  2. Simplemente sobre las partes abombadas del rostro (frente, nariz, mentón, pómulos) para un efecto bronceado natural, como después de un día al sol.

  • Si buscas más luminosidad, puedes mezclar un poco de suero iluminador con el make-up y aplicarlo por toques justo después del make-up, sobre las partes abombadas de la frente, el puente de la nariz, el arco de las cejas o el arco de Cupido de los labios para realzar los contornos del rostro

Prosigue con el maquillaje de tus ojos y boca, ¡y quedarás despampanante!

¡Hasta pronto!

Christelle

Etiquetado en Belleza

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post