Los peligros de la casa para tu mascota

Publicado en por Christelle

Fotolia

Fotolia

Los accidentes domésticos – quemaduras, caídas, intoxicaciones, entre otros – no sólo ocurren a los humanos. Tu mascota también puede estar en peligro. Sigue nuestros consejos para evitar cualquier incidente y protegerla.

Los casos de envenenamiento doméstico de los animales son mucho más frecuentes de lo que creemos. Productos de limpieza, insecticidas, herbicidas… los productos nocivos tanto para los humanos como para las mascotas son muy numerosos. Pero también es el caso de algunas plantas que pueden provocar trastornos hepáticos graves, e incluso, causar la muerte de tu mascota.

Los perros son las primeras víctimas de las intoxicaciones. En especial si son cachorros, porque siempre están mordiendo todo lo que encuentran (¡lo más probable es que ya lo experimentaste con tus zapatos!), no sólo por juego, sino también por golosos. Dos simples trozos de chocolate pueden ser fatales para un cachorro o un perro de raza pequeña. Ten cuidado con los niños, que piensan obrar bien al compartir sus meriendas con sus mascotas y que, sin querer, pueden envenenarlos con un pedazo de torta u otras masitas.

Y los gatos no se quedan atrás. El cloro y el amoniaco atraen a los felinos que no dudan en probarlos. Lo mismo sucede con los restos de lavavajillas que pueden ocasionarles graves molestias, cuando lo único que buscan es saciar su sed. Para no provocar este tipo de accidentes, una sola palabra, ¡orden! Recuerda guardar todas las sustancias nocivas y los productos de limpieza en unas alacenas cerradas con llave… ¡y a vaciar el agua del lavaplatos!

Los medicamentes suelen ser una de las principales causas de accidentes domésticos: basta con un pequeño comprimido caído al suelo sin que te des cuenta e ingerido por tu mascota para que las consecuencias sean dramáticas. Un solo comprimido de paracetamol puede matar a un gatito en dos minutos… En este caso también, tienes que verificar que tus medicamentos se encuentren lejos del alcance de tu compañero de cuatro patas.

Algo que no solemos recordar, es que las pinturas y los barnices presentes tanto en las paredes como en los zócalos pueden contener sustancias extremadamente nocivas, y no sólo para tu mascota, sino también para los demás habitantes de la casa. Las pinturas al agua vendidas en Bolivia son bastante seguras, pero no es el caso de las pinturas al aceite, que contienen en general grandes cantidades de plomo. Lo mismo sucede con los muebles de madera o fabricados con otros materiales, muchas veces recubiertos de laca o de barnices tóxicos. Si encuentras a tu animalito lamiendo o rascando la pared, impídeselo y coloca en este lugar algún spray contra mordeduras.

Si posees algún roedor, como un hámster o un conejo, debes brindarle los mismos cuidados que a un perro o un gato. Su costumbre de roer todo lo que encuentra a su paso lo puede conducir a comerse los cables eléctricos y… ¡a electrocutarse!

En cuanto a los aerosoles, presentan muchos peligros para los peces y los pájaros. Los primeros pueden ingerir accidentalmente partículas en suspensión vía el oxigenador, el aparato que permite la producción de burbujas de aire dentro del acuario; los pájaros pueden simplemente inhalar partículas volátiles, las cuales pueden ser fatales. Ten un especial cuidado con los desodorizantes y los aceites esenciales.

¡Una casa segura es la clave para una convivencia armoniosa y durable con tu mascota!

¡Hasta pronto!

Christelle

Fotolia

Fotolia

Etiquetado en Mascotas

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post